El lugar más visitado de España

Tenemos la suerte de vivir en el segundo país con mayor número de monumentos declarados Patrimonio de la humanidad por la UNESCO, con un total de 47, tan solo por detrás de Italia, que cuenta con 54. Este dato hace que España sea uno de los destinos favoritos para millones de turistas, donde pueden disfrutar, además de gran cantidad de lugares históricos y artísticos, de un buen clima y una gastronomía única.

En este punto cabe destacar el nombre de algunos de los monumentos más importantes de nuestro país, como la Mezquita de Córdoba, la Catedral de Santiago, la Alhambra de Granada y de más construcciones majestuosas. Por todo esto, a España se desplazan unos 80 millones de turistas al año (obviando el 2020, dado que la pandemia no dejó viajar abiertamente) para visitar y conocer de primera mano algunos de los monumentos más importantes del mundo.

Bien, pues el lugar preferido por los turistas para visitar se encuentra en Barcelona, y se trata nada más y nada menos de la Basílica de la Sagrada Familia. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (nombre real de la basílica católica) recibe unos cuatro millones de visitantes al año, siendo uno de los diez lugares más visitados del mundo.

Esta basílica, empezada por el arquitecto Antoni Gaudí en 1882 está todavía sin terminar, y es que, tras la muerte de Gaudí, la obra se vio parada en diferentes ocasiones y a día de hoy no es fácil ni rápido ninguna decisión sobre el proyecto, ya que existen muchos trámites para cada paso que se da.

En 2010 se abrieron sus puertas al público para poder disfrutar de su interior. Alguna curiosidad que merece la pena destacar son, en primer lugar, no existe otra construcción de estas dimensiones que utilice la piedra como material estructural y se utilizan 50 tipos de piedras diferentes, procedentes de diferentes partes del mundo. Es la iglesia más alta del planeta y aunque parezca mentira, Gaudí no fue su primer arquitecto, ya que el encargo inicial estaba en manos de Francisco de Villar, quien quería una iglesia acorde a la época y que tras un año de construcción dimitió. Después asumió el proyecto y dedicó 43 años de su vida (hasta su muerte) a la construcción, decidiendo cambiar la visión y crear un espacio más amplio y modernista.

Todavía no se sabe con exactitud cuándo se acabará, pero si una cosa está clara es que merece la pena visitar esta increíble basílica. Además, debes saber que la construcción se financia mediante donaciones y la venta de entradas para su visita.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *