La ansiedad del primer viaje

 

No esperes un texto sobre los miedos de viajar en avión, vértigos, inseguridad por viajar en barco o muchas otras cosas que a la gente le pueden dar respeto. Hoy vamos a hablar, desde la experiencia, del primer viaje solo, sin compañía.

Y es que, siempre hay una primera vez para todo, principalmente para las cosas que se van a quedar en tu memoria y las usarás como recuerdos y anécdotas ante tus seres queridos. Probablemente hayas realizado viajes familiares a la playa, montaña o de ruta por diferentes ciudades del país o de turismo al extranjero, incluso es posible que hayas tenido el placer de realizar algún viaje con amigos… ¡Qué momentos, ¿eh?!

Pero no, nada de eso te hace sentir lo mismo que cuando se viaja solo, sin nadie, solo tú, tu maleta y tus ganas de vivir una aventura que te puede cambiar la vida. Si, literalmente te la cambia.

Llevas tiempo preparando todo, billetes, destino, estancia, ¡estás impaciente!

Y llega el día, da igual cuanto tiempo vayas a estar fuera y el destino al que te dirijas, antes de partir te despides de tu gente y es probable que se te caiga alguna lágrima… es inevitable. Te montas en el avión, tren o donde sea y piensas “¿ahora qué?”

A partir de ese momento vas a vivir sensaciones que no habías vivido antes, encontrarte sin nadie a quien preguntar cualquier cosa en confianza, pero tener la soltura para comunicarte con la gente, lo cual es muy gratificante, perderte por calles desconocidas y tener que usar las tecnologías para ubicarte, comer comidas típicas del lugar y guardar ese sabor en tu paladar, aprender posibles palabras en otros idiomas y sobre tener la posibilidad de conocer y hablar con gente nueva, esa sensación es única.

A la hora de volver por tu cabeza sonará una simple palabra como “¿ya?”

Si, el tiempo pasa rápido cuando eres libre y feliz; y esa ansiedad, esos miedos e inseguridades del principio se convierten en algo inexplicable que quieres volver a repetir. Sin duda, es una experiencia que se debe vivir al menos una vez en la vida porque hasta ese momento no sabes lo que puedes crecer personalmente en un viaje así.

Si sabes de lo que estamos hablando, no dudes en contarnos tu experiencia y que es lo que recomiendas para una vivencia como esta. Pero si todavía tienes dudas o te estás pensando si es buena idea viajar sin compañía, te lo diremos sin rodeos… ¡No lo dudes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *