La innovación que cambió las vacaciones

     Todos tenemos un elemento común cuando nos vamos de viaje, y no estamos hablando de esas ganas locas de subirte a un avión u otro medio de transporte dispuesto a vivir una experiencia única (que también). Hablamos de la maleta, ese objeto indispensable en donde meter todo tipo de productos para disfrutar de la experiencia, ropa, accesorios de belleza, souvenir para repartir entre la gente querida como recuerdos de ese viaje y de más cosas que seguro nos podrás decir para conocer qué es lo indispensable para ti.

 

En realidad, la primera maleta data del antiguo egipcio que para sus viajes empleaban arcones y baúles que evolucionaron en unas primitivas maletas de fina madera y recubiertas de grasa animal para que no se mojasen con la lluvia. La historia evoluciona y se usa piel de ciervo o ubre de cerda para bolsos y maletas de la gente en la edad media y posteriormente, con la llegada de la revolución industrial, se crean maletas de madera fina, con broches de nailon y cierres de cremallera.

 

Pero… ¿Te imaginas seguir llevando todo el equipaje a hombros o a rastras? No, ¿verdad? Entonces, ¿Qué cambia esto? ¡Exactamente! Las ruedas.

 

Pese a que la rueda es uno de los primeros inventos de la humanidad que ayudó en nuestro progreso como civilización, las ruedas no se implantan en las maletas hasta hace bien poco. Concretamente en 1970, apenas unos hace unos 50 años. Aunque hay patentes desde 1922, el primer modelo comercial fue creado por Bernard D. Sadow, ejecutivo en una empresa de maletas y abrigos estadounidense, lo que fue una revolución, aunque siempre había escépticos que dudaban de lo nuevo; el tiempo ha hablado por si solo y en este caso se conoce como un gran acierto que todo el mundo aprovecha hoy en día.

Así que, para finalizar os queríamos preguntar. ¿Les has preguntado a tus abuelos alguna vez como eran las maletas de viaje en su época? Quizás sea un buen momento para conocer alguna que otra anécdota que siempre da gusto escuchar de las personas mayores.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *